Trump, el Jehu moderno y la “narrativa”

No se suponía que iba a pasar eso. El plan de las élites era que la maquinaria política de Clinton aplastara las elecciones de 2016. Las portadas de las revistas “Madame President” ya estaban en la prensa. Las encuestas indicaron que era una cosa segura.  Le daban un 98% probabilidad de victoria al candidato demócrata.  Era una cosa segura. Sin embargo, lo único con lo que no contaban era que, literalmente, millones de nosotros, cristianos creyentes en la Biblia, estábamos orando y orando fuerte.

Soy un pastor que vota conforme a su conciencia. Voto por el candidato que creo que refleja más los valores bíblicos que nos dieron este maravilloso país que llamamos Estados Unidos. Siempre he votado, pero nunca he sido muy expresivo del tema… hasta ahora. Hay demasiado que está en juego. Me gustaría compartir con ustedes mi historia en relación con el tema en cuestión.

En los principios de 2016, Franklin Graham, hijo del fallecido ícono evangélico, había coordinado una parada de oración de 50 estados en cada capitolio previo a las elecciones. Estuve aquí en el capitolio de Des Moines, Iowa, con él y algunos miles más clamando a Dios en un frío, pero soleado día de enero. Nuestra súplica fue respondida el 8 de noviembre de 2016, pero no como la mayoría de estas personas que oraban imaginaban … o con quién podrían haber imaginado.

Aquí en Iowa, el sistema de selección política comienza aquí mismo con nosotros en la tierra del maíz y los cerdos. Había lo que consideré algunos buenos candidatos republicanos que se postularon para el cargo de presidente en 2016. Conocí a muchos de ellos cuando salieron de la campaña de Des Moines. Me cayó bien Marco Rubio y charlé con él en español cuando lo conocí en un Barnes & Noble donde recibí una copia personal autografiada de su nuevo libro. (Por cierto, soy pastor de una iglesia de habla hispana).

Y realmente me llamó la atención el Dr. Ben Carson. Mientras tomaba una foto con mi brazo alrededor de él, le dije entre dientes: “Tenemos que vencer al dueño del club de striptease.” Yo, por supuesto, me refería a Donald Trump. La respuesta del Dr. Carson me sorprendió. Él respondió gentilmente: “Dios tiene el control”. Esa frase ciertamente resultó ser profética.

Finalmente, en la noche de seleccionar el candidato republicano, lo que llamamos en inglés el “caucas,” fui designado por la campaña de Ted Cruz para hablar en su nombre en mi precinto local. Finalmente decidí que Ted sería mi candidato porque reflejaba los valores que yo apreciaba mucho, y pensé que tenía la mejor oportunidad de vencer a Hillary Clinton, a quien definitivamente yo no favorecía. En la reunión expliqué por qué creía que Ted Cruz era la mejor opción para Estados Unidos.

Luego, un debate republicano de “Prime Time” llegó a Des Moines. Me senté con mi hija justo detrás de Chris Matthews y Megan Kelly de Fox News mientras unos diez candidatos subían al escenario del debate. Donald Trump no estaba entre ellos. En ese momento estaba molesto con Fox, quien patrocinó el debate y decidió retirarse y hacer un evento en honor a los veteranos de la ciudad en la Universidad de Drake. ¡Yo grité, “donde está Trump!”  Muchos aplaudían.

Yo no era fanático de “el Donald”. No confiaba en él. Me pregunté si podría ser un “camaleón” y volver a convertirse en el demócrata liberal que había sido durante la mayor parte de su vida. Claramente no era cristiano. Mi pensamiento fue, “¿cómo podríamos los cristianos confiar en un hombre como este que tiene un pasado tan sórdido?”  El tipo tenía casinos e incluso un local de striptease. Era mal hablado. Se burlaba de la gente y la menospreciaba. Fue un multimillonario privilegiado. No podía creerlo cuando mis amigos cristianos le prometieron su apoyo cuando, en mi opinión, había mejores opciones.

Bueno, unos meses y muchos candidatos republicanos caídos después, Trump se aseguró de la nominación republicana. Recuerdo que pensé: “No confío en el hombre, pero voy a votar. Tengo que. Es mi deber y privilegio como ciudadano estadounidense. ” Fui a mi lugar de votación en la calle el día de la votación. Me quedé mirando la papeleta. No recuerdo todos los nombres, pero sí recuerdo dos de ellos … Hillary R. Clinton y Donald J. Trump.

Con Hillary, yo sabía lo que estaba obteniendo: un gobierno más grande, más radical, apoyo abierto al aborto sin límites, ataques a las libertades religiosas y otros derechos, la globalización e impuestos más altos. Pero con Donald, no lo sabía muy bien. El dijo que estaba a favor de todas las cosas correctas en las que yo creía, pero que no sabía si podía confiar en él. Marqué la casilla con su nombre, solo por la posibilidad de que defendiera lo que decía. Bueno, todos sabemos lo que sucedió más tarde esa fatídica noche de noviembre.

Con el paso del tiempo, noté que Trump se rodeó de muchos cristianos y habló a menudo de Dios. Escuché de fuentes confiables que él asistía a estudios bíblicos diarios y reuniones de oración. ¿Será qué Trump estaba cambiando? Su vicepresidente, Mike Pence, fue probablemente el político más piadoso que he visto en mi vida.

Y Trump estaba haciendo lo que dijo que haría … defendiendo a los niños no nacidos y nuestras preciosas libertades garantizadas en la Consititución. Apoyó a Israel e incluso trasladó la embajada de Estados Unidos a Jerusalén. Aplastó completamente el grupo terrorista ISIS y puso un control sobre las regímenes malas Irán, Corea del Norte y China. Hizo de Estados Unidos un país completamente independiente referente al petróleo y la energía. Bajó los impuestos y eliminó las regulaciones. La economía floreció. Se crearon millones de nuevos trabajos. La Bolsa de Valores batió récords a diario. Sacó a los Estados Unidos de los acuerdos internacionales injustos y de todo lo que estaba empujando al país hacia el vasto agujero negro de la globalización y el gobierno mundial. Nombró a tres excelentes jueces a la Corte Suprema, y ellos se han mantenido fieles a los valores conservadores y bíblicos, así como a muchos otros jueces de circuito que probablemente defenderán la Constitución y defenderán nuestras libertades. Pero aún después de todo esto, para mí, el presidente Trump nunca estuvo más alto que cuando declaró en medio de los cierres de Covid-19 a todos los gobernadores opresores del partido demócrata que las iglesias eran esenciales y deberían abrirse de inmediato!

Así que aquí estoy, cuatro años después, con una opinión muy diferente de este empresario y magnate del entretenimiento de Nueva York. Como teólogo, todavía no puedo considerarlo un verdadero cristiano en el sentido bíblico de la palabra, y estoy orando por su conversión genuina a Cristo. Sin embargo, creo que Dios lo eligió y lo ungió con un propósito solemne. “¿Cómo puede Dios ungir a Trump?,” tal vez preguntes.  “Tiene tantos defectos de carácter. Está en su tercer matrimonio; ¡Incluso le pagó dinero a una estrella porno! ” No estoy cuestionando ninguna de esas acusaciones. Pero deseo señalar que muchas de estas cosas son de su vida anterior, hace más de 13 años. Desde que asumí la presidencia definitivamente ha habido un cambio. ¡Qué bueno que Dios no nos reproche a cada uno de nosotros por nuestro pasado!

Ahora, en el 2020, puedo decir honestamente dos cosas. Primero, nunca me había equivocado tanto respeto a una persona en mi vida. Y segundo, marcar esa casilla fue la mejor decisión política que he tomado. Sí, cuatro años después, y todo lo que Donald Trump ha hecho es exactamente lo que dijo que haría.

No soy un “siempre Trump a todo costo” ni defenderé todo lo que dice, hace o tuitea a las 3 AM. De hecho, es un hombre con defectos, como tú y yo. Es grosero de vez en cuando. Es un cañón suelto. No es político. ¿Entonces quien es él? ¿Cuál es el resultado final?

Creo que Trump fue…designado y ungido por Dios con un propósito especial. Es interesante notar que la Biblia nos habla de una situación similar. Hace unos 2.800 años, la Palabra de Dios nos dice que hubo una gran crisis espiritual y moral en la tierra de Israel y Judá. La malvada reina Jezabel todavía estaba en su trono y su igualmente depravado hijo Joram era su rey títere. Judá también estaba gobernada por el malvado rey Ocozías y la adoración de Baal predominaba en todas partes. Conociendo este trasfondo, leemos estas palabras en 1 Reyes 9: 1-3 …

“Y el profeta Eliseo llamó a uno de los hijos de los profetas y le dijo: Cíñete los lomos, y toma esta caja de aceite en tu mano, y vete a Ramot de galaad; y cuando llegues allí, mira allí a Jehú, hijo de Josafat hijo de Nimsi, y entra, haz que se levante de entre sus hermanos y llévalo a un aposento interior; Luego toma la caja de aceite y derrámala sobre su cabeza, y di: Así ha dicho Jehová: Te he ungido por rey sobre Israel. Entonces abre la puerta y huye, y no te detengas.”

El profeta Eliseo dio instrucciones específicas de Dios para nombrar y ungir a un hombre rebelde llamado Jehú como el nuevo rey de Israel. Jehú era un guerrero militar que “conducía (y vivía) furiosamente”. La Biblia dice que no era un hombre piadoso. Él “no hizo caso de andar en la ley del Jehová.“  Entonces, de todos los hombres disponibles en Israel, ¿por qué Jehú? Sabes, si yo fuera Dios, yo hubiera elegido a un hombre de amor, paz y piedad. (¡Me alegro de no ser Dios, y también de que tú no lo seas!) Entonces, ¿por qué Dios eligió a Jehú?

Dios ungió a Jehú con un propósito específico y eligió a un hombre que tenía los rasgos de carácter que cumplirían Su propósito. Ese propósito era derribar los reinos inicuos de Jezabel, Joram y Ocozías. Por esta razón, Dios eligió a un hombre de guerra imprudente que también tenía su parte de fallas personales. Jehú no tardó mucho en ganar seguidores mientras “conducía furiosamente” hacia el palacio de Jezabel para ejecutar el juicio de Dios. Increíblemente, en solo unos días, este hombre “ungido” derrocó a la reina y al rey de Israel, luego al rey de Judá, y poco después tuvo a todos los sacerdotes de Baal en ambos reinos … ¿cómo diremos? …“atendidos.” No podía ser detenido porque Dios estaba con él. Él “limpió la casa” y el culto a Baal desapareció, al menos por un tiempo.

No, no estoy pidiendo violencia ni creo que Trump cometa o comandará violencia innecesaria. Lo que digo es que Dios, sí, el Todopoderoso y Justo Yahvé, llamó, ungió y usó a un impío; un cañón suelto de un hombre, para lograr Sus propósitos urgentes y especiales. ¡Deja que Dios nos sorprenda a todos! Hace las cosas a su manera y en su tiempo. Y todo apunta a que ha vuelto a hacer lo mismo a través del presidente Trump. Es el Jehú de Dios, ungido para “drenar el pantano”. (…Jehú, hijo de Nimshi, a quien el Señor había ungido para cortar la casa de Acab. II Crónicas 22: 7) En la misma forma, este Jehú moderno lleva una unción de Dios para combatir y derrotar lo que se ha convertido cada día en un partido político y plataforma que solo puede llamarse una abominación impía.

El actual partido demócrata ha eliminado literalmente los valores judeocristianos de su plataforma y política. Casi todos han abrazado la matanza de los bebes no nacidos hasta los 9 meses y, a veces, aún después del nacimiento. Promueven y apoyan la agenda radical LGBTQ+, incluso sobre nuestros niños en las escuelas públicas y bibliotecas. Hay algunos ahora que incluso están promoviendo la legislación a favor de la pedofilia. Además de esto, quieren acabar con cualquier libertad de expresión que no esté de acuerdo con su agenda. Buscan desarmar a los ciudadanos estadounidenses. (Siempre el primer paso antes de una toma de poder marxista). Se ponen del lado de los enemigos que han jurado la destrucción de Israel. Y, por supuesto, buscan crear un estado de niñera de dependencia del gobierno a través del robo de los ingresos de los ciudadanos y las empresas mediante una tasa exorbitante de impuestos y regulaciones sofocantes que solo harán que estos negocios, corporaciones y la economía en general cierren o busquen abrir en otro país que no sea tan opresivo. Sí, “el socialismo funciona bien … hasta que se te acabe el dinero de otros.”

Si los izquierdistas radicales que han secuestrado al Partido Demócrata obtienen el poder que buscan tan desesperadamente, sospecho que dentro de poco las iglesias estarán vigiladas por el “discurso del odio”, la educación en el hogar será ilegal, la economía se destruirá y lo que alguna vez fue el más grande país del mundo simplemente se convertirá en parte de la “comunidad global”. El Sueño Americano terminará definitivamente. Y lo peor de todo: una vez que estos marxistas autoproclamados ganen el poder, jamás, pero jamás lo abandonarán. Entonces, con estas cosas en mente, ingrese un tal Donald J. Trump. El que está “en el camino” de esta agenda tan terrible.

Y aquí hay otro punto interesante. Trump ha sido ungido por Dios cuando consideramos quién se opone y lo odia con tanta pasión: nada menos que los marxistas, izquierdistas, brujas, hechizeros, ateos, terroristas islámicos radicales, anarquistas, globalistas y los elites del “gobierno oculto.” (Deep State) Ya sabes, si el diablo está en tu contra, entonces has de tener algo bueno que viene de parte de Dios!

A menudo me pregunto por qué hay tanto odio hacia Donald Trump. El 93% de los reportajes de los principales medios de comunicación sobre él son absolutamente negativos. ¿Y qué ha hecho Trump exactamente para que lo despreciaran tanto? Como ya mencioné, todo lo que ha hecho fue brindarnos una gran economía en la que todas las personas de todos los orígenes étnicos se estaban levantando, trabajando y viviendo mejor. Él ha protegido nuestras preciosas libertades personales como se describe en la Declaración de Derechos de la Constitución. Es autor de la reforma penitenciaria a beneficio de los afroamericanos y ha ayudado a los veteranos necesitados. Ha devuelto la fuerza y ​​la soberanía a nuestra nación. Acabó con el ISIS, nos ha guardado del terrorismo, y ha domado los estados peligrosos de Irán y Corea del Norte. Ya mencioné a los excelentes magistrados de la Corte Suprema que nombró, así como a casi otros doscientos jueces de circuito con bases buenos y sólidos. Entonces, nuevamente, ¿por qué lo odian de nuevo? ¿Fue un comentario suelto que hizo o una verborrea sin pulir soltó mientras hablaba sin parar? Tal vez fue uno de esos infames tweets de las 3 am. Muchos optan por ver solo estas cosas e ignorar lo que realmente ha hecho el presidente Trump.

Permítanme decirles por qué Donald Trump es tan odiado por las élites, por los medios de comunicación y por las izquierdistas. Es simplemente porque este hombre terco  no puede ser controlado. Creo que mucho de este odio es en realidad satánico. Profundicemos un poco más.

Aún cuando recién Trump anunció su candidatura para la presidencia, fue constantemente menospreciado y burlado. Nos aseguraron y prometieron nada menos que Barack Obama, Nancy Pelosi, Tom Hanks y casi todos los de la izquierda que “él nunca llegaría a ser presidente”. Entonces, sucedió lo impensable… esa noche y el día siguiente cuando los comentaristas maldijeron, Miley Cyrus sollozó y los “progresistas” lanzaron la cabeza al cielo, liberando su ira mediante un grito poderoso y primordial.

Reflexionando nuevamente sobre las elecciones de 2016, en retrospectiva, ahora comprendo la sabiduría de Dios. Puedo ver que Ted Cruz nunca podría haber atraído a esos obreros de fábrica malhablados en los estados del cinturón de óxido que Trump ganó. Fueron esas personas en esos estados las que le permitieron vencer a la maquinaria política de Clinton en 2016.

Pero después de su elección comenzaron los verdaderos ataques. Los principales medios de comunicación nos decían todas las noches que Trump se había aliado con los rusos para ganar las elecciones. Estaban seguros de ello. Fuimos engañados para creer que, si no pensábamos de esta manera, debemos estar locos o ser parte del problema. El único problema fue: después de dos años de investigación y millones de dólares, no se encontraron pruebas que lo confirmaran. El Informe Mueller fue publicado y todo lo que la gente pudo decir fue: “¿A poco eso es todo?” Y cuanto más se acercaban con la lupa, las únicas huellas dactilares que comenzaban a aparecerse pertenecían a, sí, lo adivinaste: ¡la máquina política de los Clinton y Obama!  Así que fallaron en su táctica y llegó el momento de cambiar de estrategia.

Así que la estafa de la colusión rusa se volvió a colocar silenciosamente en el mundo imaginario del que vino y fue reemplazada por la narrativa del “Quid pro quo.”  Esta táctica ganó aún más tracción y, gracias a la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, llegó a un juicio oficial en el Senado. Trump fue acusado de retener la asistencia financiera militar de Ucrania a cambio de información sobre Hunter Biden, el hijo de Joe y sus  negocios sospechosos con las grandes petroleras de ese país. Una vez más, el único problema fue que después de meses de investigación, quedó claro que el único que amenazó a Ucrania con retener ayuda financiera a cambio de un favor de un “despido,” no fue otro sino … sí, ¡lo adivinaste de nuevo … el mismo Joe Biden, mientras era vicepresidente! ¡Vaya! Nada que ver aquí, amigos. Adelante, por favor …

Entonces, cuando incluso estas tácticas no funcionaron, se tramó otro plan aún más diabólico y, literalmente fue “lanzado.” La China comunista, el país que lentamente consumía financieramente a Estados Unidos y otros países a través de prácticas comerciales desleales, robo de tecnología, manipulación de moneda y muchas otras prácticas, fue puesto bajo control por Dios a través del Jehú moderno. “¡Usted nos aplica una tarifa, nosotros le asignamos una tarifa!” fue su mensaje y eso es lo que hizo entre muchas otras cosas. Y así el Gran Dragón Comunista de Oriente se estremeció de rabia, su engaño y manipulación se detuvo y la economía estadounidense subió, y subió aún más. Innumerables trabajos regresaron del extranjero. Se reabrieron miríadas de fábricas que habían dejado el país bajo el gobierno de Obama. Estados Unidos se volvió completamente independiente de la energía, lo que resultó en la gasolina más barata en décadas. Y luego el Jehú moderno incluso, eh, “neutralizó” al general iraní Qassim Suleimani, uno de los hombres más peligrosos del mundo que tenía la sangre de miles de estadounidenses en sus manos y estaba conspirando por más. Y eso no fue todo.

La porosa frontera sur se estaba volviendo más segura y la inmigración ilegal estaba en un mínimo de veinte años. Los traficantes de drogas y personas, los pandilleros de la MS-13 y los terroristas tenían más dificultades para romper la línea de la soberanía estadounidense. Después de todo, ¿no establece la Constitución que la principal responsabilidad del presidente de los Estados Unidos es proteger a sus ciudadanos?

Sí, todo indicaba que, en las próximas elecciones, a solo nueve meses de distancia, Trump iba a ganar de forma aplastante. Después de todo, ningún presidente en ejercicio había perdido jamás una elección con una economía en auge.

Pero luego… llegó el nuevo ataque. Algo siniestro y sin precedentes simplemente “sucedió.” Durante la increíble coincidencia del año electoral, un virus extremadamente peligroso y manipulado por humanos de alguna manera “escapó” de un laboratorio en … sí, lo sabes, ¡China! Era un laboratorio que tenía conexiones con Estados Unidos. Interesante. De nuevo, ¡qué coincidencia! Y la trama se complica…

China fue muy reservada sobre el virus al principio. Un médico chino que hizo sonar un silbato se atrevió a hacer sonar la alarma y murió misteriosamente unos días después de contraer “el virus”. Entonces, la plaga comenzó a propagarse por todo el mundo. Trump suspendió rápidamente los viajes desde China, siendo llamado xenófobo por hacerlo, pero ya era demasiado tarde. El virus extremadamente contagioso había entrado por la puerta trasera y comenzó a extenderse como un incendio forestal en los Estados Unidos. La gente entró en pánico. Los “expertos” nos dijeron que teníamos que cerrar nuestros negocios, nuestra economía, nuestras iglesias y nuestras vidas en general. Nadie sabía exactamente con qué estábamos lidiando, así que todos obedecieron. Queríamos “pecar de cautelosos.”  La economía se hundió. El desempleo más bajo se convirtió en el más alto en solo un par de meses. Incluso el presidente Trump se vio obligado a escuchar a estos “expertos” durante un tiempo.

Algunos médicos hablaron de un medicamento extremadamente barato que se había utilizado durante más de 60 años sin ningún problema llamado hidroxicloroquina. Posiblemente podría evitar que las personas mueran a causa del temido virus Covid-19. Trump comenzó a hablar de este medicamento e incluso a usarlo él mismo para protegerse. Su sugerencia fue inmediatamente rechazada por unos supuestos “estudios” que se realizaron en personas que estaban a punto de morir de todos modos. Se suprimieron las voces de cientos de médicos e incluso se aprobaron leyes en algunos estados que prohíben a los médicos recetar este medicamento seguro y conocido con un costo de producción de aproximadamente sesenta centavos la dosis.

Uganda, un país de 43 millones de habitantes, ya había distribuido hidroxicloroquina ampliamente debido a un brote de malaria y había informado solo de 15 muertes por COVID hasta el 19 de agosto. Una vez más, esta información fue ignorada por el sistema de títeres que controlaba el sistema médico mundial. Un médico que declaró haber tratado a más de 400 pacientes con el medicamento sin una sola muerte también fue silenciado. Y muchos otros perdieron su licencia médica por intentar hablar o desafiar “la narrativa.” Todo lo publicado en las redes sociales que no se ajustaba a él fue suprimido: y la gente murió por cientos de miles en todo el mundo.

“¿Qué?” Tú puedes preguntar. “¿Estás diciendo que China y los elitistas del estado profundo están trabajando juntos para destruir la economía de Estados Unidos simplemente para que Trump no sea reelegido?” Bueno, eh…este…¡sí precisamente! Eso es exactamente lo que estoy diciendo, y creo que el tiempo, el gran probador de todas las cosas, eventualmente lo probará más allá de toda duda. Si hay algo que hemos aprendido de la historia de la China comunista y de la élite mundial, es que millones de vidas perdidas son simplemente “daños colaterales” para lograr su objetivo final. En este caso, el objetivo es simple…poder absoluto y control a través de un gobierno mundial. Nosotros, los cristianos que realmente creemos que la Biblia es la Palabra infalible de Dios, tenemos otro nombre para ella: El sistema del Anticristo o la Bestia de Apocalipsis 13. Vendrá, pero no sabemos cuándo. Puede que aún no sea el momento, y Dios ha levantado un obstáculo obstinado y disuasorio para este poder malévolo: sí, el Jehú moderno, Donald J. Trump.

Aún no satisfecho, y para asegurarse de que este “obstáculo” fuera eliminado, comenzó otra táctica. En un país de más de 330 millones de habitantes, se utilizaron algunos casos aislados de error policial para crear la narrativa de que Estados Unidos era sistemáticamente racista y que la policía incluso estaba “persiguiendo a personas de color”. No importa que en la mayoría de estos casos las personas en cuestión resistieron violentamente a la policía antes de que ocurriera la “injusticia”. No importa que en este país de 330 millones solo se puedan recordar 13 casos más o menos de esto en un año. No importa que un policía tenga 19 veces más probabilidades de ser asesinado por un hombre afroamericano que al revés. No, la nueva narrativa tenía que establecerse y mantenerse, y como se hace cada cuatro años antes de las elecciones presidenciales, se volvió a jugar la carta racial, pero esta vez más que nunca. “¡Estados Unidos es sistemáticamente racista!” Fue el nuevo mantra.

Un cierto hombre malvado que era brillante manipulando a las masas dijo una vez: “Una mentira repetida lo suficiente se convierte en verdad”. No importa que los Estados Unidos haya luchado una guerra en la que 380.000 hombres blancos murieron en una lucha larga, agotadora y sangrienta por liberar a los esclavos negros. No importa que el país haya elegido recientemente a un presidente afroamericano… ¡dos veces! No importa que en realidad haya hecho más para combatir el racismo en el mundo que cualquier otra nación en la historia.

En un intento desesperado por establecer la narrativa, incluso la definición misma del racismo se cambió de la clásica definición del Dr. Martin Luther King de “juzgar a una persona, no por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter,”  a simplemente “no pertenecer a un grupo de color.” La “teoría crítica de las razas” se introdujo en las escuelas. Entonces, si eres blanco, entonces eres racista… ¡punto! Valores como el núcleo familiar, el trabajo duro y la demora en la gratificación se consideraron parte de la cultura sistemática, blanca y racista. Se derribaron estatuas, incluso de algunos que ayudaron a abolir la institución de la esclavitud. Parecía que la nueva narrativa estaba promoviendo el racismo, no resolviéndolo. (Alabado sea Dios, en Jesucristo el racismo no existe y el Evangelio es la solución a este y tantos otros problemas de la sociedad).

¡Pero no! La Narrativa debe mantenerse a toda costa. “¡Estados Unidos y Donald Trump son racistas!” Entonces, un grupo anarquista llamado ANTIFA, que se supone que está en contra del fascismo, inició una campaña de protestas violentas. Irónicamente, el grupo practica exactamente lo mismo que hicieron los títeres de Hitler en la Alemania nazi, como acabar con la libertad de expresión mediante la intimidación y la violencia. Ellos mismos imitan a los mismos fascistas al destruir la propiedad privada y atacar a todas las personas que consideran “fascistas o racistas”. Entonces comenzaron a infiltrarse en ciudades dirigidas por alcaldes de la izquierda como Seattle, Portland y Chicago, donde podían emprender su campaña de violencia sin ser molestados. ¡Y la policía, los mismos que nos protegen con sus vidas todos los días, fueron blanco de hostigamiento, odio e incluso la muerte! ¡El grito “dejemos de financiar a la policía!” estaba en todas partes, y muchas de estas ciudades hicieron precisamente eso.

Y así se permitió que estas ciudades controladas durante décadas por los demócratas se convirtieran en calderos hirvientes de odio y caos. Estos alcaldes izquierdistas rechazaron la intervención federal para restaurar el orden para poder continuar el falso cuento que todo era culpa de Trump. Es semejante a los que prenden fuego acusando a los bomberos del incendio.

Y luego otro jugador entró en la guerra contra el Jehú de Dios. Una frase verdadera a la que prácticamente nadie de ninguna raza se opone, Black Lives Matter fue secuestrado y utilizado como caballo de Troya para promover y proyectar el marxismo en la gente enojada que protestaba por los supuestos abusos de la policía. Los líderes del movimiento incluso confesaron que eran “marxistas entrenados” y que “se comunican con los espíritus” para recibir su dirección. Declararon abiertamente en su sitio web que “alteran la estructura familiar nuclear” y que son una “red de afirmación de los homosexuales.”  Y han seguido el manual de Marx, Lenin y Alinsky de cómo convertir un país libre en comunista a la perfección, intentando sembrar el odio y la división entre los grupos raciales y las clases económicas a través de la intimidación, la retórica y, por supuesto, la violencia.

Yo, así como el 99,99% de los estadounidenses, creemos que las vidas de los negros importan mucho, pero yo creo que todas las vidas de los negros importan, y me pregunto por qué el grupo Black Lives Matter guarda silencio con respecto a los cientos de miles de bebés negros abortados cada año en los Estados Unidos o las docenas de asesinatos de negros contra negros cada semana en ciudades controladas por los demócratas como Chicago, o los 28.000 cristianos negros en Nigeria que han sido masacrados en los últimos dos años por terroristas islámicos radicales. ¿No importan esas vidas negras también? ¿Por qué ni siquiera se mencionan? Una vez más, la respuesta es fácil … esos casos no siguen la Narrativa. Y esta narrativa tiene muy poco que ver con salvar vidas negras, pero mucho que ver con sacar a Donald Trump de la Casa Blanca e introducir las políticas impías del marxismo. Gracias a Dios por los millones de personas de color que están viendo a través de este movimiento falso y exponiéndolo por la estafa que es.

Y así, los marxistas, anarquistas y terroristas continúan librando su guerra física e ideológica contra Trump, el moderno Jehú de Dios. Las hechizeros continúan lanzando sus hechizos fuera de la Casa Blanca. Los gigantes de las redes sociales Facebook, Twitter y YouTube continúan detectando y suprimiendo la libertad de expresión que no esté de acuerdo con “la narrativa”.

Y ahora vemos algunos de los peores incendios forestales de la historia en los tres estados del Pacífico controlados por izquierdistas y progresistas. Estos incendios también son culpa de Trump, nos dicen, por no aceptar la ciencia del cambio climático. Sí, “¡los combustibles fósiles, los popotes de plástico y las vacas que tiran gases al aire deben desaparecer!,” nos dicen. Mientras escribo esto, se está realizando una investigación seria para investigar la posibilidad de que muchos de estos incendios furiosos pueden haber sido iniciados por los propios izquierdistas y anarquistas para causar aún más caos antes de las elecciones.

Al escribir estas líneas hoy, 15 de septiembre, estamos a solo 48 días de la elección. El “nuevo” partido demócrata ha colocado sigilosamente a un político de toda la vida de casi 50 años como su candidato: Joe Biden. Este hombre es un caparazón de lo que alguna vez fue. Es un hombre con un evidente declive mental que no parece poder armar correctamente una oración completa y coherente. ¡Y nombró al senador con el récord de votación más “progresista” en todo el congreso como su elección de vicepresidente! Esta senadora no pudo obtener ni el 6% de los votos de su propio partido cuando se postuló para la presidencia hace unos meses, ¡y en las primarias demócratas quedó en cuarto lugar en su propio estado de California! Ella no es muy querida por el pueblo estadounidense o incluso por su propio partido. Sin embargo, increíblemente, si Joe Biden gana la presidencia como el hombre más viejo para ocupar el cargo de presidente y de alguna manera muere, renuncia o es considerado incompetente, esta guerrera del socialismo de la izquierda, Kamala Harris, se convertirá en nuestro presidente no electo. ¡Sería un escenario de pesadilla! (En realidad, nadie vota por el vicepresidente, solo el jefe de la lista). Se tuvo que llevar a cabo una manipulación importante para que esto sucediera. Ayer mismo, Kamala accidentalmente cometió un desliz y se refirió a la administración de Harris. ¡Ella y sus compañeros izquierdistas están tan cerca de la Casa Blanca que casi pueden saborearla! ¿Y el “moderado” Biden? Simplemente sería un títere del “nuevo” partido demócrata, que ahora está completamente dominado por los socialistas. Un títere, es decir, hasta que se considere “incapaz” de continuar en el cargo. Entonces sería convenientemente removido. ¿Alguien más puede ver el plan de juego socialista / marxista funcionando aquí?

E incluso ahora, los gobernadores democráticos se apresuran a forjar su “ultimo plan maestro” al tratar de legalizar el envío de varios millones de boletas de votación a personas que no las solicitaron: personas que en muchos casos no pueden demostrar que son legales para votar. Se invita a votar a personas que han estado en la tumba durante años. ¡Acabo de leer ayer que un gato de la familia cuyo nombre de alguna manera apareció en la lista de correo y de hecho recibió una forma para votar! El envío masivo de boletas electorales presidenciales nunca se había hecho antes en la historia debido a la gran posibilidad de fraude electoral como recolección de boletas, doble voto y boletas “perdidas” que provienen de condados que tienden a votar por el partido Republicano. Dicen, es peligroso votar en persona por el virus, ¡ya sabes! ¡Se trata del virus siempre! Pueden protestar por miles, ir a las tiendas, restaurantes y fiestas, pero si van a votar en persona con una identificación, incluso con el hocico envuelto alrededor de la cara, aún pueden contraer el “virus”. Parece un plan completo. Y seguramente habrá más desafíos a medida que nos acerquemos a las elecciones. Todavía tenemos 48 días.

No sé qué va a pasar el 3 de noviembre. Votaré según mi conciencia como cristiano nacido de nuevo y amante de mi país. Es un país donde miles de soldados han sufrido, desangrado y muerto para que tú y yo podamos tener la libertad y no vivir en un lugar como el Tercer Reich de Hitler, la Unión Soviética de Stalin, la Corea del Norte de Kim, la Cuba de Castro o la miseria absoluta de Venezuela: que fue alguna vez el país más próspero de América Latina, pero fue completamente devastado por el socialismo. ¡El ratón de la trampa no se da cuenta hasta que es demasiado tarde por qué el queso era gratis! Y una vez que el socialismo echa raíces, es terriblemente difícil de eliminar. Tengo cuatro hijos dependientes. Pienso en su futuro. ¿Entiendes mi preocupación? Tú también deberías estar preocupado: lo suficientemente preocupado como para orar y lo suficientemente preocupado como para votar, un privilegio que estos países gobernados por el totalitarismo no tienen. No creo que la mayoría de los estadounidenses comprendan lo que está en juego en estas elecciones venideras, pero espero que al leer esto lo comprendan un poco mejor. Pero hay una cosa de la cual estoy bien seguro: Dios Todopoderoso está en control todavía. Tiene un plan. Los cristianos están de nuevo de rodillas. Quizás finalmente haya llegado el momento de “un gobierno mundial” y todo lo que esto significa según la profecía bíblica. O tal vez todavía no. Pero una cosa es segura: si Dios Todopoderoso y Soberano elige continuar fortaleciendo, bendiciendo y ungiendo a este Jehú moderno, ningún partido político, izquierdista, terrorista, hechicero ni mil demonios podrán impedir que sea elegido como presidente nuevamente.

One thought on “Trump, el Jehu moderno y la “narrativa”

  1. Hey, Shane, How are you and the family ??? Hopefully, well. Here is a response to anyone who demands “Why would you vote for Trump ?” Just say, “I’m not voting for him, but rather for our 1st and 2nd Amendments, and for our police and their protection, and for keeping more of my earned income, etc…”. It works ! Please keep in touch. My back is giving me terrible pain from my VN injuries, but that’s life. How are your parents ? I miss talking to them, and you and Lupita. Blessings, Don

    On Mon, Oct 19, 2020 at 5:22 PM Trump, the modern-day Jehu & the Narrative wrote:

    > shanedwilson1 posted: ” No se suponía que iba a pasar eso. El plan de las > élites era que la maquinaria política de Clinton aplastara las elecciones > de 2016. Las portadas de las revistas “Madame President” ya estaban en la > prensa. Las encuestas indicaron que era una cosa seg” >

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s