¿Debería un ministro de Cristo hablar de política en el púlpito?

No. Pero sí debería hablar sobre salvar las vidas inocentes de los bebes no nacidos y apoyar a los líderes civiles potenciales que han hecho compromiso de protegerlos. Si no lo hace, es cómplice del crimen.

¿Debería un ministro de Cristo hablar de política en el púlpito?

No. Pero sí debería hablar de la necesidad de apoyar a los líderes civiles que son más propensos a creer en los principios piadosos del matrimonio entre un hombre y una mujer, y advertir sobre aquellos que promueven una moralidad relativa que busca redefinir esta institución sagrada o convertir a los hombres en mujeres y mujeres en hombres.

¿Debería un ministro de Cristo hablar de política en el púlpito?

No. Pero sí debería hablar sobre los grandes temas de la libertad religiosa y personal y advertir contra aquellos que intentarían quitarnos estas preciosas libertades. Un pastor es un vigilador, y los pastores advierten y protegen a su rebaño de todos aquellos que buscan hacerles daño. Demasiados pastores cerraron la boca durante el ascenso al poder de Hitler y los Nazis en Alemania. Cuando algunos de ellos, como Dietrich Bonhoeffer, decidieron actuar, ya era demasiado tarde.

¿Debería un ministro de Cristo hablar de política en el púlpito?

No. Pero sí debería hablar sobre la necesidad de apoyar a la nación de Israel como iglesia y como país, ya que esto asegura la bendición de Dios para ambos. De hecho, el pastor debería orientar a su rebaño sobre qué líderes civiles sean más propensos a defender a “la niña de los ojos de Dios” y votar por ellos.

¿Debería un ministro de Cristo hablar de política en el púlpito?

No. Pero sí debería desear paz y prosperidad para las familias y los niños lo suficiente como para asesorar a su rebaño sobre qué políticas económicas de los candidatos tienen más probabilidades de lograrlo. Si vamos a orar por nuestros líderes civiles para que podamos “vivir en paz” como la Biblia nos instruye, ¿no deberíamos también hablar de los candidatos que ayudarán a lograr esa paz y prosperidad por sus buenas políticas económicas?

¿Debería un ministro de Cristo hablar de política en el púlpito?

No. Pero sí debería advertir a su rebaño de aquellos candidatos que promueven los principios del socialismo y el marxismo, que siempre ha perseguido severamente a la Iglesia. El centinela de Dios debe proclamar con valentía: “¡No vote por aquellos que le quitarán la libertad! ¡Si eres cristiano, es posible que estés seleccionando a tus futuros perseguidores! “

¿Debería un ministro de Cristo hablar de política en el púlpito?

No, pero debería advertir sobre aquellos que apoyan el gobierno de un gobierno mundial y la globalización. Dios ya intervino personalmente en el primer libro de la Biblia para que esto no suceda. Y leemos en el último libro que el gobierno mundial venidero no será otro cosa sino el sistema del Anticristo.

Entonces, para responder a la pregunta; no es tanto de “política” de lo que hablamos como pastores, sino simplemente del bienestar físico y espiritual de las queridas ovejas que Dios nos ha encomendado.

Este fue el pensamiento original de los padres fundadores de nuestra gran nación. Estados Unidos comenzó como un experimento. Un experimento de implementación de principios bíblicos para gobernar y permitir que la gente elija a sus líderes.

Es por eso por lo que John Jay, el primer juez de la Corte Suprema, dijo: “Es el deber de los ciudadanos estadounidenses preferir a los cristianos como gobernadores y líderes”.

Lejos de pedir la “separación de la iglesia y el estado”, la Constitución misma invoca a Dios Todopoderoso en el primer párrafo. De hecho, estamos “dotados por nuestro Creador con ciertos derechos inalienables …” Este gran documento afirma que estos derechos no provienen del gobierno, sino del Creador. El deber del gobierno es simplemente proteger estos derechos otorgados por Dios.Lo que la Constitución declara es simplemente que el gobierno no controlará a la iglesia, y la iglesia no controlará al gobierno.

El gobierno no puede “obligar” a las iglesias a ser católicas o bautistas, como tampoco las iglesias pueden obligar al gobierno a ser de cualquier denominación en particular. El objetivo de nuestros padres fundadores era simplemente este, no quitar a Dios o los principios bíblicos de la vida pública o civil. Es por eso por lo que nuestro primer presidente, el hombre del billete de un dólar, escribió: “Es imposible gobernar sin Dios y la Biblia”. Y escuche a John Adams, nuestro segundo presidente: “Nuestra Constitución fue hecha para un pueblo cristiano y moral, no funcionará para ningún otro”.

Entonces, ¿de dónde vino el término “separación de la iglesia y el estado?”

La frase no ocurre en la Constitución, sino proviene de una carta escrita por nuestro tercer presidente, Thomas Jefferson, donde le da al término el significado muy diferente que los secularistas le atribuyen hoy. Aquí está la cita en su totalidad:

“Creer contigo que la religión es un asunto que recae únicamente entre el Hombre y su Dios, que él no debe cuentas a nadie más por su fe o su culto, que los poderes legítimos del gobierno solo alcanzan las acciones, y no opiniones, contemplo con soberana reverencia ese acto de todo el pueblo estadounidense que declaró que su legislatura no debería “hacer ninguna ley que respete el establecimiento de una religión, o que prohíba el libre ejercicio de la misma”, construyendo así un muro de separación entre Iglesia y Estado.”

Vemos claramente que el propósito de la Constitución y la misma interpretación de Jefferson tenían que ver con promover o prohibir cierta religión organizada, no con la simple creencia en Dios y los preceptos bíblicos en la vía pública y el gobierno civil. De hecho, si leyeras cuidadosamente la frase de nuevo, verás que tiene que ver más con proteger la iglesia del gobierno que proteger el gobierno de la iglesia.

En conclusión, los pastores somos comisionados por Dios para hablar Su Palabra con respecto a todas las cosas. Lo más importante son las cosas de consecuencia eterna, pero el pueblo de Dios está buscando dirección y un firme “así dice el Jehová” en todos los aspectos de su vida. La Palabra de Dios fue dada precisamente para esto, en primer lugar, para enseñarnos el Camino a la salvación, pero también para guiarnos en las áreas del matrimonio, la familia, las finanzas, la salud y el gobierno. Si no entendemos esto, es posible que nos encontremos gobernados por aquellos que, si se salen con la suya, no permitirán más la predicación libre del Evangelio y la verdad de la Palabra de Dios.

Entonces, como pastores, si nos preocupamos por la salvación de hombres y mujeres, debemos asegurarnos de que esto no suceda. Estamos hoy viviendo en días peligrosos cuando la libertad y el bienestar está siendo amenazado como nunca en la historia de este pais. Por eso debemos como cristianos orar, pero también hablar y actuar para que no suceda eso.

Haríamos bien en prestar atención a las antiguas palabras de Platón, quien sabiamente observó:

“Si no te interesas en los asuntos de tu gobierno, entonces estás condenado a vivir bajo el gobierno de tiranos”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s